La Historia
de una Moneda de 10 Centavos

Una historia en breve.

Trabajé para la compañía más rica del mundo. Se llamaba igual que una fruta.

Superé a 800 vendedores, pero tenía una deuda de $24,000 dólares. Vivía y respiraba la monotonía corporativa.

Me medicaba con cafeína pagada por mis aumentos anuales.

Mi jefe me dijo que creara un rastreador de tareas para rastrear a diario tareas que necesitaban hacerse. Era un rastreador dentro del rastreador, como en Inception.

Pinté “Vive como nadie más” en mi pared.

Mi jefe me avergonzó delante de mis propios empleados. Ese día le dije a mi esposa que iba a construir una nueva vida para nuestra familia.

Fascinado por la moneda de 10 centavos, me propuse duplicarla 20 veces.

Así que compartí mis ideas con extraños al azar, a cambio de que duplicaran mis centavos. Se convirtieron en $400 dólares solo por preguntar.

Estudie comercio en línea.

Compré mi inventario y lo vendí rápido. Lo hice de nuevo. Y de nuevo. Mi moneda de 10 centavos ahora se había convertido en $104,857.60 dólares.

Me despedí de mi jefe por fin.

Construí mi primera tienda de comercio electrónico y fallé miserablemente. La vendí por $35 dólares en eBay.

Construí otra tienda de comercio electrónico en dos semanas. Ganó 2000 seguidores y la vendí por $500 dólares.

Empecé a crear maquinas de ingresos pasivos por medio del comercio electrónico, bienes raíces, eBay, Instagram y Amazon. Generé más de medio millón de dólares en 6 meses.

Empecé a ayudar a mis amigos a hacer lo que yo hice y luego les enseñé a sus amigos. “Just One Dime” que en español significa “solo 10 centavos” , ya había nacido.

Después de pasar por mi entrenamiento, personas como:

·         Un estudiante de universidad viaja por el mundo con estos beneficios.

·         Una madre de familia en Texas ahora mantiene a su familia de cuatro personas.

·         Un esposo renunció a su trabajo diario.

·         Un papá de Italia le compró a su esposa e hija una nueva casa y un coche.

·         Un vendedor de Amazon en Kuwait ahora gana $40,000 dólares al mes vendiendo en Amazon.

¿Estás cansado de vivir de pagar una deuda y otra? ¿Te gustaría que el excedente de tu dinero trabajara para ti mientras tú haces las cosas que amas con la gente que amas?

Si estás seguro de que quieres salir del círculo vicioso de las deudas, y estás listo para construir ingresos pasivos que cambien tu vida, únete a Seth y a su equipo de 8 expertos entrenadores y 500 vendedores de Amazon para cambiar tu vida.

Empieza hoy

¿Curioso? No pierdas tu tiempo aquí. ¿Seguro de querer hacerlo? Haz clic en el botón.

Los Detalles:

Trabajé para la compañía más rica del mundo. Se llamaba igual que una fruta verde.

De 800 vendedores en la tienda online de Apple, yo sobrepasé a cada uno de ellos mes con mes, durante más de un año y medio. Tenía un salario a tiempo completo, beneficios inigualables, y colaboraba con un equipo formado por algunas de las personas más brillantes en el planeta. Trabajaba en pijama desde la comodidad de mi propia casa, ubicada justo en el corazón de los suburbios.

O al menos eso era lo que todo el mundo veía.

La realidad es que debía $24,000 dólares. Viviendo el sueño americano, pasaba mis días construyendo el sueño de alguien más. Trabajaba todo lo que podía el año entero, recibiendo aumentos anuales que me alcanzaban muy bien para comprar un poco más de café al mes, y así poder medicar mi aburrimiento con cafeína.

Comía y dormía la predecible y monótona vida corporativa, incluso me decían a quien adular para recibir un ascenso. Estaba cansado de vivir de pago en pago, viendo películas de superhéroes y queriendo sentirme como uno de ellos. Mi sentimiento de inutilidad empezó a afectar a las personas que más amaba a mí alrededor.

Nunca olvidaré el día en que mi jefe me pidió crear una hoja de cálculo para llevar un rastreo, de otra hoja de cálculo que llevaba el rastreo de las tareas que día con día debían ser cumplidas y rastreadas. Entonces, ese día tenía un rastreador que rastreaba las tareas diarias que debían de ser controladas. Me recordó mucho a la película Inception. Me gire a ver a la pared de mi oficina, donde meses antes había escrito “Vive como nadie más”, y fue ahí donde me di cuenta que esto ni siquiera era vivir.

El límite llego cuando mi jefa me avergonzó delante de mi propio empleado. Impulsada por el temor a meterse en problemas con el departamento de recursos humanos, me convirtió en su chivo expiatorio. Quedamos en reunirnos por video llamada, y recuerdo haberme sentido tan humillado que tuve que mover una aplicación para tapar la cara de mi jefa en la video llamada. Me sentía demasiado mal como para contestar, por lo que solo asentí con la cabeza entumecida, esperando que la reunión acabara. Cuando esta acabó, me gire para ver a mi esposa y le dije “Eso fue todo. Terminé con aquello. No me importa lo doloroso y difícil que el camino pueda ser, voy a construir una nueva vida para nuestra familia.

Amaba la compañía para la que trabajé. Los honró desde el primer día y muchas veces les hice ganar más dinero en un día de lo que a mí me pagaban en un año. Esto no me molestaba, pero cuando vi mi dignidad sacrificada por el bien de las políticas de la compañía, mi corazón no pudo soportarlo más.

Tomé las ideas de Tim Ferris en “La semana de trabajo de 4 horas” y las ideas comenzaron a explotar como fuegos artificiales en mi cabeza. Me uní al Desafío Misional de Negocios y cuanto más aprendía, más me daba cuenta que había terminado de vivir en esta etapa.

Crecí toda mi vida fascinado con la moneda de 10 centavos de dólar. Es la moneda más valiosa en los Estados Unidos por su tamaño. Me puse a reflexionar que pasaría si me propusiera multiplicarla 20 veces.

Comencé a caminar por la calle acercándome a extraños al azar, compartiéndoles mi visión y pidiéndoles que multiplicaran mi moneda. Algunos dijeron que si, y otros solo rieron. En algunas semanas mi moneda de 10 centavos se había convertido en $400 dólares solo por pedirlo.

Decidí apalancar mis $400 dólares en productos de menudeo, por lo que empecé buscando en la categoría de salud y bienestar en eBay. Esa categoría estaba llena de competidores.

Con el consejo de Pat Flynn en mi cabeza “Los más ricos están donde más se vende” hice clic en la categoría de “Otros” en eBay, encontrando así la categoría de “Funerales y cementerios” Una hora después me había dado cuenta que las pequeñas urnas de cremación colgadas en cadenitas de plata se vendían como palomitas de maíz en un partido de beisbol.

Encontré un proveedor en línea, compré mi inventario y lo vendí rápidamente. Usé el dinero que gané para comprar más inventario y otra vez lo vendí. Lo hice una tercera vez y luego una cuarta. En menos de un año, mi moneda de 10 centavos se había convertido en $104,875.60 dólares.

Con mucha felicidad decidí despedirme de mi jefe.

Había probado el poder de construir capital sin la ayuda de una corporación, ahora estaba ansioso por seguir experimentando y ganando.

Construí una tienda de comercio electrónico en la industria de los vaporizadores y fallé miserablemente. Terminé vendiéndola por $35 dólares en eBay.

Construí otra tienda de comercio electrónico en dos semanas. Ganó muchos seguidores por parte de una importante red social, y la vendí por %500 dólares. De $35, ahora tenía $500, lo que no estaba nada mal. Era un 1400% de ganancia. Imaginé lo que mi exjefa diría si le pedía un aumento de 1400%.

Con los 500 dólares y compré nuevos productos en línea. Los compré en Amazon y usé el dinero para comprar más. Mis $500 Dólares habían crecido a $5000. Utilicé esos $5000 para comprar más productos hasta que tuve $15,000. Utilicé un trozo de este dinero para invertir en bienes raíces en Austin, y empecé a alquilar casas. Mis $15,000 se convirtieron en $90,000 en menos de un año. Ahora tenía más de $200,000, y todo había empezado tan solo con 10 centavos.

Comencé a construir máquinas de ingreso pasivo por medio de tiendas de comercio electrónico, bienes raíces, eBay, Instagram y Amazon. Pronto había generado medio millón de dólares en 6 meses.

Empecé a encontrarme con muchas personas que tenían los mismos sueños que yo, pero no tenían el tiempo suficiente para aprender lo que yo había aprendido.

Empecé a enseñarles a mis amigos a hacer lo que yo hice, y después empecé a enseñarles lo mismo a los amigos de mis amigos.

Decidí entonces tomarme esto enserio, y fue así como “Just One Dime” (que en español significa “Solo 10 centavos”) nació.

Es así como después de haber pasado por mi entrenamiento, un estudiante de universidad de Chicago dejó la escuela y ahora viaja por el mundo. Una madre de familia en Texas ahora mantiene a su familia de 4 hijos con lo que gana vendiendo en Amazon. Un esposo pudo renunciar a su trabajo diario. Un papá de Italia utilizó sus ganancias para comprarles a su esposa e hija una nueva casa y un coche. Un vendedor de Amazon en Kuwait ahora gana $40,000 al mes, mientras él y su familia viven en Canada. Otros vendedores de mi equipo están ganando más de $100,000 dólares al mes y hay uno que gana $7,000,000 al mes.

A final del año pasado llegue a ganar más de tres cuartos de millón de dólares solamente por invertir en Amazon. Y este año que ha terminado me llevará a ganar cerca de millón y medio de dólares.

La mejor parte de esto no es el dinero que gano, si no la libertad que me ha dado para hacer las cosas que disfruto con las personas que amo en mi vida.

A día de hoy puedo dejarlo todo y llevar a mi esposa a una cita sorpresa, sin pensar en utilizar “vacaciones” o pensar si mi jefe se va a molestar si me tomo el día libre. Esta nueva vida me ha permitido hacer cosas como saltar de un avión (si, con paracaídas), o disfrutar un día soleado con mi familia en las Cataratas McKinney en medio de un día en el que la mayoría de las personas están en una oficina, pasando tiempo con su hoja de cálculo.

Puedo trabajar 30 minutos al día si así lo deseo, muchas veces incluso menos.

Si estás cansado de vivir de pago en pago, y estás listo para convertir tu vida en algo que te permitirá tener el tiempo para pasarlo con quienes amas, hacer las cosas que disfrutas y cumplir todo lo que siempre quisiste hacer, yo te puedo ayudar.

No te voy a hacer perder tu tiempo con infructuosos consejos, teorías vacías y mentiras evidentes. Soy honesto hasta el grado de lo poco práctico, después de haber pasado por un valle frio y volver a la vida, eso me ha quitado todo el narcisismo que existía en mi corazón, sin tener ya más necesidad de impresionar a los demás.

Si seriamente estás decidido a dejar de lado el círculo vicioso de los pagos, despedirte de tu jefe, y construir ingresos pasivos que te permitirán hacer las cosas que disfrutas con la gente que amas. Pincha AQUÍ y podremos hablar al respecto.

El formulario te preguntará algunas cosas que me ayudarán a darme una idea sobre lo que estás buscando hacer y las estrategias que estás utilizando. Si parecen ser las correctas, te lo diré de frente, nada de adulaciones. Si no, te diré cuáles son las áreas en las que necesitas mejorar y te ayudaré a crear las estrategias para llegar ahí. También te enseñaré exactamente como logré lo que logré.

Si solo tienes curiosidad al respecto o ves esto como un experimento, no pierdas tu tiempo aquí. Si estás convencido y eres una persona seria. Pincha  AHORA  y comencemos a hacer negocios.

Haz clic en el botón. Hablaremos pronto.

Empieza Hoy